El Síndrome de Peter Pan: definición, perfil y tratamiento

Peter pan es un niño que no quiere ser adulto, no quiere crecer ni afrontar responsabilidades. Un niño que quiere quedarse para siempre en el país de nunca jamás viviendo aventuras, es una historia ficticia que todos conocemos por la adaptación de dibujos de Walt Disney, y que posteriormente se ha utilizado para hablar de aquellas personas adultas suelen ser infantiles y tienen comportamientos que no son propios de su edad madurativa, siempre asociados a situaciones positivas y divertidas, pero ¿a qué se refiere psicológicamente el término Síndrome de Peter Pan?

¿Qué es el síndrome de Peter Pan?

Aparece por primera vez en los años 80, y se refiere a una persona que es físicamente adulta, pero se niega a madurar emocionalmente, por lo que es un término puramente psicológico. Es una persona que no es capaz de desarrollar un rol adecuado a su edad, puesto que no sabe aceptar las responsabilidades de una persona adulta. No es un trastorno reconocido por la Organización Mundial de la Salud, sino que se utiliza en conversaciones coloquiales.

¿A qué tipo de personas se asocia este síndrome?

Se asocia a personas inseguras y con baja autoestima que dependen de otras más fuertes para cuidarse y sentirse protegidos, por lo que suelen tener dificultades a la hora de relacionarse afectivamente. Está asociado al término inmadurez o miedo a afrontar las responsabilidades de la vida, por lo que delegan en otros su autonomía personal.

¿Por qué algunas personas se niegan a madurar?

La causa suele estar relacionada con la infancia y la historia de vida de cada persona, muy relacionado con niños y niñas sobreprotegidos y que se han desarrollado en un ambiente donde no han podido exponerse a situaciones de fracaso ni mucho menos a sentimientos de culpa, por lo que no han desarrollado habilidades para afrontarlas.

Alteraciones emocionales causadas por el síndrome de Peter Pan

Al contrario de lo que solemos asociar (Peter Pan= niño eterno que vive feliz) este síndrome conlleva alteraciones emocionales que causan dificultades a las personas que lo sufren como niveles alto de ansiedad asociados a la frustración que sienten al no avanzar en sus vidas a todos los niveles, por lo que su autoestima se ve afectada de forma negativa.

Características comunes del síndrome de Peter Pan

  • Idealizan la juventud rechazando las responsabilidades adultas, creando situaciones en las que desea tener atención constante, piden y no son capaces de dar nada a cambio.
  • Dificultades para hacer planes de futuro: no suelen comprometerse en planes a largo plazo por miedo a los cambios, no les gusta tomar decisiones que luego se puedan arrepentir y tener que asumir un fracaso.
  • Dependencia del cuidado de otros adultos: necesitan de otras personas que les guíen y tomen decisiones por ellos en el día a día. Suelen ser personas sobreprotegidas que no han tenido opción de decidir, puesto que siempre han sido los demás los que lo han hecho por ellos, evitando así la opción de fallar.
  • Son poco ambiciosos en cuanto a crecimiento personal: al ser tan inseguros no se exponen a grandes retos y decisiones por lo que se quedan en su zona de confort con lo que tienen.
  • No son capaces de manejarse económicamente: debido a la inmadurez no son conscientes de que el dinero es un bien limitado y pueden ir gastando sin pensar en las consecuencias que vienen a continuación.
  • No afrontan conflictos: cuando afrontamos un conflicto estamos dando opción a admitir que nos hemos equivocado, no son capaces de aceptar que todos nos fallamos, al no tomar decisiones no han aprendido a manejar la sensación que conlleva la culpa y rechazan directamente la opción de intentarlo

Tratamiento para el síndrome de Peter Pan

Como cualquier otro tipo de problema, el primer paso es reconocer que se tiene, al no ser una enfermedad mental que precise un diagnóstico es difícil de asumir que se tiene un problema. Generalmente, se acude a pedir ayudar cuando existen consecuencias graves (relaciones tóxicas, pérdida de la relación de pareja o amistad…).

Una vez se reconoce la existencia del problema, acudir a terapia psicológica donde un especialista evaluará la situación y dará el tratamiento pertinente para cada caso.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Necesitas ayuda?