La tristeza: Qué es y cómo afrontarla

Posiblemente no sea la primera vez que leas la frase de no hay emociones buenas o malas, y es correcto. Lo que hace que las definamos así son la situación que las provoca, la intensidad con la que la vivimos, como las sentimos y lo que hacemos con ellas cuando aparecen. Invertimos mucho esfuerzo en evitar o controlar aquellas que no nos gustan y esto hace que cada vez las sintamos con más intensidad y más frecuencia. Es posible que esto te ocurra con el enfado, la ansiedad y tristeza, entre otras muchas. Sin embargo, vamos a centrarnos en esta última LA TRISTEZA.

¿Qué es la tristeza?

La tristeza en una de las emociones básicas, que se caracteriza por una baja activación o arousal (bajo nivel de excitación cortical y alerta) y una valoración negativa del entorno y de uno mismo, provocando así una baja autoestima e inseguridad en la persona. Sin embargo, es una emoción muy importante para el funcionamiento social y la supervivencia.

¿Por qué sentimos tristeza?

Esta emoción esta relacionada con la pérdida y el fracaso real o probable de una meta, persona u objeto, que puede tener solución o no. La tristeza puede ser una emoción temporal, pero también atemporal como ocurre ante la perdida de un ser querido o algo muy valioso, la persona puede sentir tristeza cada vez que recuerda a esa persona o hecho a pesar de que haya pasado mucho tiempo.

Además, es una emoción muy vinculada a nuestras figuras de apego, la sentimos cuando nos separamos de ellas si este vínculo esta bien construido, al sentir tristeza con las separaciones tratamos de fortalecer el vínculo y volvemos a buscar a nuestras figuras de apego, como cuando tenemos hambre y vamos a por comida.

Factores que determinan el nivel de tristeza

Hay varios factores que provocan la tristeza:

  • Vivir en un entorno con un estado de ánimo bajo o depresivo.
  • Antecedentes de trastorno depresivo.
  • Constante invalidación emocional.
  • Personalidad insegura y poco resolutiva.
  • Baja valoración de uno mismo en sus capacidades, habilidades y forma de verse.
  • Culpabilidad, injusticia, sensación de soledad, frustración, fracaso, impotencia.
  • Perdida de un ser querido o logro.
  • Separación sentimental.
  • Situaciones cotidianas de la vida como desempleo, ingreso económico, burnout.

¿Cómo afrontar una situación que nos cause esta emoción?

La tristeza, aunque dolorosa, es una emoción que se puede llegar a autorregular si dejamos que fluya y se libere en el momento en que lo necesitamos.

Imagínate una manguera de jardín, cuando abrimos el grifo el agua sale fluida, si abre más el grifo saldrá más agua, pero si en la manguera hay un pliegue o tapas la salida, el agua dejará de salir, pero no parará de acumularse dentro de la manguera. Después de estar un rato sin salir, la goma de la manguera se hinchará hasta que no pueda más y el agua saldrá de forma descontrolada y con más fuerza. Con la tristeza ocurre algo así cuando intentamos no sentirla, creemos que tapándola o ignorándola desaparecerá, pero lo que hacemos es acumularla y cuando ya no podemos más es cuando más nos duele y nos cuesta más controlarla.

Consejos para dejar de estar triste

  • No trates de evitarla, acéptala, dale la bienvenida y permite que te acompañe.
  • Identifica que es lo que la ha provocado y no te juzgues
  • Si lo necesitas llora, grita o habla con alguien con quien tengas mucha confianza, eso si dile que solo quieres que te escuche.
  • Trata de no sumergirte en los pensamientos negativos que suelen acompañarla.
  • Busca actividades que te gusten y que formen parte de tu autocuidado, valora la capacidad de llevarlo a cabo, da igual si sale bien o mal.
  • Ponte metas a corto plazo
  • Tu grupo social es importante cuídalo y te cuidará, déjate ayudar
  • Trata de descansar y comer bien.
  • Pon limites en tu vida.
  • Si es muy frecuente acude a un profesional

Diferencias entre tristeza y depresión

La diferencia entre tristeza y depresión es que la tristeza es un emoción, aparece algunos días o de forma intermitente, suele reconocerse el motivo por el que se está triste y nos permite continuar con la rutina habitual; la depresión es considerada un trastorno del estado de animo que se caracteriza por un bajo arousal que dura varias semanas o meses, en ocasiones años, no suele encontrarse el motivo de lo que la inició y el porqué se mantiene, suele limitar las rutina diaria y no permite ver que se vaya a terminar ese estado.

¿Puede una situación de tristeza prolongada llevarme a una depresión?

La tristeza prolongada es uno de los síntomas de los trastornos depresivos, hace que cada vez nos aislemos más, y nos hace sentirnos cada vez más inseguros. Cómo hemos dicho anteriormente, tratar de controlar esta emoción para no sentirla, evitarla o caer en un pozo de pensamientos catastróficos, pesimistas o invalidantes puede hacer que desarrollemos esta patología. Cuando llegamos a este punto, es muy recomendable acudir a un profesional.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Necesitas ayuda?