Alimentación complementaria durante la lactancia: Primeras pinceladas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan la lactancia de forma exclusiva durante los 6 primeros meses de vida, sin que se proporcionen otros alimentos ni líquidos.

A partir de los 6 meses de edad se aconseja que se inicie con la alimentación complementaria (AC) o Beikost, basada en la introducción de alimentos seguros y adecuados de forma adicional, manteniendo de forma simultanea la lactancia hasta los 2 años o más. De hecho, la Asociación Española de Pediatría define la Alimentación Complementaria (AC) como “un proceso por el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos y líquidos distintos a la leche materna o de una fórmula infantil como complemento y no como sustitución de esta”. Todo esto, con el objetivo de cubrir las necesidades nutricionales de los niños en este periodo de crecimiento.

¿Por qué iniciar una alimentación complementaria a los 6 meses de vida de mi bebe?

Para ingerir alimentos diferentes a la leche, se requiere una adecuada maduración a nivel neurológico, renal, gastrointestinal e inmune. Además de destrezas psicomotoras que facilitan manejar y tragar alimentos de forma segura.

¿Qué señales podrían indicarnos que el lactante está preparado para iniciar la AC?

  • Reflejo de extrusión: Desaparece la expulsión de alimentos no líquidos con la lengua.
  • Coordinación: Es capaz de coger la comida con la mano y llevarla a la boca.
  • Equilibrio: Se mantiene sentado con ligera asistencia.
  • Masticación: a pesar de no tener dientes o pocos, puede masticar.
  • Presenta interés activo por la comida. Por ejemplo, quiere coger la comida que estamos comiendo.

Aspectos a tener en cuenta en la AC

La introducción a la alimentación en el lactante debe de ser un proceso gradual en cuanto a consistencia, textura y variedad de alimentos.

También, es importante respetar su ritmo de desarrollo de las habilidades referentes a la alimentación y promover la propia regulación del hambre-saciedad. Las estrategias de obligar y/o presionar a comer o premiar con alimentos u ofrecer la comida como consuelo emocional puede alterar la percepción la saciedad y favorecer a los problemas relacionados con la comida.

Recomendaciones básicas para introducir la alimentación complementaria

  • Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) se recomienda priorizar alimentos ricos en hierro y zinc. Actualmente no se establece un orden exacto de introducción, sino recomendaciones orientativas de incorporación de alimentos por franja de edad como se observa en la siguiente imagen.
Imagen de “Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia”, Agència de Salut Publica de Catalunya, 2016
  • Incorporar alimentos de uno en uno, en intervalos de 3-5 días con el objetivo de observar si presenta alguna reacción alérgica y la aceptación.
  • No añadir ni sal ni azúcar ni edulcorantes. De esta forma, el bebé se acostumbrará a los sabores naturales de los alimentos.
  • No ofrecer verduras de hoja verde (espinaca, acelga o borraja) el 1 año de vida por el contenido de nitritos.

Ejemplos de alimentación complementaria

Durante décadas la incorporación de la alimentación se realizaba a partir de alimentos triturados y de forma progresiva se iba modificando la textura hasta la introducción de alimentos sólidos. Esta opción es la conocida alimentación complementaria tradicional. En cambio, los últimos años ha cogido fuerza la alimentación guiada por el bebé o “Baby Led Weaning” (BLW). Se trata de la introducción autorregulada por el bebé, ya que se incorporan alimentos blandos que pueden coger por si solos y llevarlos a la boca ellos mismos. Además, se aconseja que se cocine para toda la familia lo mismo y así el bebé nos tenga como ejemplo.

En conclusión, se recomienda el método el cual sea respetuoso con el bebé y con el que la familia se sienta más segura. De esta forma, ofreceremos una alimentación complementaria segura y eficaz que cubrirá las necesidades nutricionales y favorecerá el desarrollo de una relación positiva con la alimentación.

Bibliografía

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Necesitas ayuda?