Alergias alimentarias en niños

Alergias alimentarias niños

A día de hoy es más frecuente escuchar que algún conocido presenta alguna reacción adversa con la ingesta de un alimento o incluso con varios. Esto se debe a que se ha producido un aumento de las reacciones adversas a los alimentos posiblemente como consecuencia de los cambios en el estilo de vida producidos en los últimos años. 

El Subcomité de Reacciones Adversas a Alimentos de la European Academy of Allergology and Clinical Imnunology (EAACI) propone clasificar las reacciones adversas en reacciones adversas a alimentos tóxicas (alergia) y reacciones adversas a alimentos no tóxicas (intolerancia). 

¿Qué es la intolerancia alimentaria?

Se trata de una reacción adversa producida por mecanismo farmacológico, metabólico o indeterminado, pero no inmunológico. Además, la forma de manifestación de esta reacción son dosis dependientes. Es decir, según la cantidad de alimento que se ingiere se traduce en una mayor o menor manifestación. 

Los síntomas más frecuentes son a nivel digestivo (náuseas, gases, diarrea, dolor abdominal, etc) y se producen entre los 30 minutos y 2 horas después de la ingesta de dicho alimento.

¿Qué es la alergia alimentaria?

A diferencia de las intolerancias, las alergias tienen un componente inmunológico y las reacciones adversas tienen una mayor repercusión, llegando a ser de mayor gravedad como la conocida anafilaxia (shock, paro cardiorespiratorio). Otra diferencia, es que en el caso de las alergias las manifestaciones son dosis independientes y, por tanto, una ingesta pequeña puede causar las mismas manifestaciones que una ingesta superior. 

Las manifestaciones clínicas más frecuentes son digestivas, cutáneas, respiratorias o cardiovasculares. En ocasiones, la persistencia de dermatitis o repetidos cuadros de broncoespamos pueden ser debidas una alergia alimentaria no ha identificada y que no está siendo tratada. 

La prevalencia en los niños con 1 año de edad es del 6-8% y esta disminuye en la infancia, siendo la misma que los adultos (3-4%). 

Según la edad, los alimentos que producen estas reacciones adversas varían. Los dos primeros años los más frecuente son la leche de vaca y el huevo. En cambio, en la primera infancia son el trigo, la soja, las legumbres, los cacahuetes y los frutos secos, el pescado y el marisco. En el inicio de la adolescencia son más frecuentes los vegetales.  

Los alimentos con mayor frecuencia de producir reacciones adversas, son justo los alimentos que se deben declarar de forma obligada (normativas nacionales y europeas) en los etiquetados de alimentos, tanto como si se encuentran como ingredientes principales o como trazas de ellos. 

Tratamiento de reacciones alimenticias adversas

El tratamiento principal es realizar una dieta de exclusión del alimento que causa dichas reacciones. Es importante destacar que esto se debe efectuar cuando hay presente un diagnóstico clínico o indicación médica, y no cuando hay una sospecha. También se tiene que tener presente que en el caso de las intolerancias no es necesario la retirada por completo del alimento, ya que al ser dosis dependiente se podría ofrecer pequeñas cantidades del alimento según la tolerancia a este. 

Será importante facilitar los informes médicos con el diagnóstico al comedor escolar, ya que implica directamente a los servicios de restauración colectiva para el correcto manejo de la producción de alimentos. 

Por último, hay que insistir que la introducción de alimentos alérgenos a edades más tardías NO protege frente a las alergias alimentarias. Si bien de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) hace décadas realizaba esta recomendación con el objetivo de introducir los alimentos cuando el sistema inmunológico presentara mayor maduración, en el 2017 la misma ESPGHAN en su última guía de alimentación complementaria subraya que introducir los alimentos alergénicos entre los 5-11 meses de edad podría incluso proteger frente a las alergias alimentarias. Por tanto, no hay que retrasar la alimentación alimentaria con la idea de prevenir reacciones adversas a alimentos. 

Bibliografía

  • Ruiz Sánchez JG, Palma Milla S, Pelegrina Cortés B, López Plaza B, Bermejo López LM, Gómez-Candela C. Una visión global de las reacciones adversas a alimentos: alergia e intolerancia alimentaria. Nutr Hosp 2018;35(N.º Extra. 4):102-108
  • Comité Nacional de Alergia. Alergia alimentaria en pediatría: recomendaciones para su diagnóstico y tratamiento. Arch Argent Pediatr 2018;116 Supl 1:S1-S19.
  • Plaza-Martin AM. Alergia alimentaria en la edad pediátrica, conceptos actuales. An Pediatr. 2016;85(1).
Altea Pérez

Diplomada en nutrición. Máster en condicionantes genéticos, nutricionales y ambientales del crecimiento y desarrollo. Experta en nutrición clínica, infantil y geriátrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *